Mito y realidades sobre el aprendizaje de idiomas.

 

No es ningún secreto que el aprendizaje de idiomas es un campo de gran interés. Mucho se ha teorizado, muchos planes se han creado. Analizamos algunas de las ideas más comúnmente arraigadas

 

Los idiomas se aprenden en el colegio

No, la forma realmente eficaz de aprender un idioma es en casa, que es donde se adquieren por inmersión. ¿Cómo aprendimos nuestro primer idioma? ¿Dónde lo hicimos? Simplemente repliquemos el mismo sistema con un segundo idioma.

 

En los colegios españoles se tiende a enseñar inglés como en Suecia o Finlandia

No, en los colegios de estos países empiezan con las clases de inglés a mitad de primaria y dan tres o cuatro horas semanales de inglés; mientras que aquí la tendencia es empezar en infantil y dando 12 horas semanales. El método es diferente, pero los resultados también, ya que su nivel de inglés es muy superior al de España ¿cómo es posible?

 

Ya, pero solo países más ricos que el nuestro alcanzan ese nivel.

No, no depende de un factor socio económico. Países tan dispares como Suecia, Portugal, Holanda, Grecia o Eslovenia tienen resultados muy superiores que el nuestro. La realidad es un elemento que tienen en común: No doblan los contenidos de la televisión. Otros países como España, Francia e Italia, si doblamos los contenidos, así arrastramos el mismo problema con el nivel de inglés.

Estudios de la UE indican que el factor más determinante es la exposición de los niños a contenidos en idioma extranjero, no la situación socio-económica de las familias.

 

Esto es cosa del colegio o de la academia, los padres podemos hacer poquito

No. es justo lo contrario, la clave está en lo que ocurre en casa. Así que básicamente depende de nosotros los padres! Es precisamente lo que ocurre en Suecia o Finlandia, cuando llegan al colegio ya entienden inglés.

 

…un idioma se aprende sabiendo las reglas gramaticales y estudiando vocabulario

No! Afortunadamente tanto la ciencia como la experiencia ya han desmontado este mito hace ya tiempo. ¿Te has planteado como aprendiste tu lengua materna? Empezaste escuchando, escuchando, escuchando, después empezaste a decir algunas palabras. Y cuando llegaste al colegio ya la sabías hablar! En el cole te enseñaron más vocabulario, a leer, a escribir, pero no ha hablarla ni a entenderla.

¿Por qué al tratar de aprender un idioma extranjero lo hacemos al revés?

 

Solo si viajas al extranjero puedes solucionarlo de verdad

NO! Es una solución, pero no es la mejor, y ni mucho menos la más barata.

Si quieres solucionar el problema, al menos necesitarás una estancia de un año en el extranjero, aunque ten en cuenta que si lo haces de adulto, seguramente arrastrarás tu acento. Y además te costará un dineral mandar a tu hijo, sin contar posibles problemas de adaptación, pérdida de amistades y demás aspectos sociales.

 

Mi hijo para aprender inglés (o cualquier otra cosa) se tiene que aburrir y se tiene que esforzar muchísimo.

Qué va!! Es precisamente al contrario, cuando disfruta haciendo es cuando más aprende. Cuando no supone un esfuerzo, cuando algo capta su atención es cuando más aprende (diría que es cuando realmente aprende).

Ponte en su lugar, ¿tú aprenderías si algo te aburre totalmente?

Puede aprender un idioma, pasándolo bien, sin ningún esfuerzo…yo lo he vivido (soy padre como tu) y me encantaría que pudieras mirar por una mirilla el resultado que he tenido con mis hijos.

 

Vale, si yo no hablo inglés no podré hablar con ellos y no lo aprenderán.

NO! Esto no es algo que dependa del nivel de inglés de los padres. Obviamente sí que ayuda, cuanta más exposición a inglés mejor, y cuanto más natural sea el contexto de aprendizaje mejor. Pero que tú no domines un idioma no supone que ellos no lo vayan a poder hablar. Hay múltiples experiencias respecto a esto pero una muy evidente es como aprenden castellano los hijos de inmigrantes que llegan aquí. Lo hacen como perfectos nativos, mientras que sus padres lo aprenden con gran dificultad y arrastrando siempre un acento enorme.

 

No me creo nada, ¿qué me vas a vender?

Mira, yo he vivido ese camino que tú vas a empezar. He visto los resultados. Pensé… vale, si no funciona la apuntaré a extra-escolares después, o la mandaré al extranjero (en el caso de que tuviera el dinero, que mantuviera mi trabajo,…) Me encantaría que hubieras escuchado a la profesora de mi hija de 3º de infantil decir: “no he tenido nunca un alumno con este nivel de inglés tan temprano”